domingo, noviembre 6

*Historia de dos.

    Ahora, sentados en la cama, mirando hacia la ventana, observando cómo caen las últimas gotas de rocío. Me agarraste la mano. No te miré, simplemente me limité a pensar en aquellos tiempos en los que mi piel era lisa y suave como una uva, y no ahora que está como una pasa. En los que mi pelo castaño largo, brillaba más que el Sol. En los que mis ojos, color miel, veían más allá de las apariencias. En los que mis piernas funcionaban mejor.


    Seguimos sentados, agarrados de la mano, en éste lúgubre asilo. Lo único por lo que lucho es por seguir estando a tu lado, porque me mires, porque me hables, porque me escuches con tu mirada.


   Hoy decidí coger mi libreta, sucia y mohosa. La tengo desde aquellos maravillosos días en los que la Luna brillaba más que el Sol. Como ya no me quedaban más páginas donde seguir escribiendo, decidí agrandarla; con unas grandes anillas y muchísimas hojas blancas, que serían en un futuro una gran aventura. La vida. Mi vida.


   La abrí por una página al azar, observé el título: "18 de diciembre 1958" y leí un poco en voz baja. Se me escapó una lágrima y comencé a leer para ti.


" ¿Te acuerdas cuando me juraste quererme toda la vida?

Todavía recuerdo ese día, los dos solos, sentados en un banco. La luna estaba en el cielo, negro. Tu cara estaba iluminada, amarillenta por la luz de una farola. Nos quedamos callados durante largo tiempo. Miraste al cielo y dijiste; ¿Por qué abrimos la boca cuando miramos hacia arriba? Yo me empecé a reír. Pero no era una risa escandalosa, si no una sonrisita suave, muy leve, con una, casi insonora, risita de timidez. Yo te dije que no sabia, pero que te la cerraría si se te abre de nuevo. Tú aceptaste a cerrármela también cuando ésta se abriese automáticamente.
Miré el reloj del móvil. Eran las 20:27. Te dije que me tenia que ir. Te quedaste decepcionado, parecía que quisieras quedarte conmigo toda la vida. Sugeriste acompañarme, aunque lo ibas a hacer de todas maneras. El trayecto lo pasé junto a ti, cogida de tu mano. Me sentía protegida, arropada pero sobretodo querida y amada.
Al llegar, no querías soltarme la mano. Sinceramente, yo tampoco, pero me tenia que marchar. Me diste un beso. Yo te lo devolví. Me miraste y yo te devolví la mirada. Todas las estrellas del firmamento se reflejaban en tus ojos. En tus grandes ojos color Coca-Cola. Tan cerca los tenía que los podía saborear.
Ya era la hora de mi despedida. Me tenía que ir. Te volví a besar. Me volviste a besar. Te abracé y te dije: No te alejes de mí nunca, sin ti no seria nada. Nada de lo que es tendría sentido si no lo comparto contigo, nada de nada seria lo que es sin tu mirada, sin tus abrazos, sin tus besos. Sin ti.
Se te resbaló una lágrima, me dijiste que me amabas y que sin mi no eras nada. Esa noche significó mucho para mi, demasiado. No podía alejarme de ti, quería tenerte conmigo, no solo en mis sueños, compartiéndolos conmigo abrazados en mi cama. Se me calló una lágrima, no podía más. Te besé, me besaste. Nos besamos. Me abrasaste. Te abrasé.
-Adiós, debes irte.
-No quiero, no puedo.
-Es la hora mi vida.
-Te amo.
-No más que yo.
-Eres mi vida.
-Y tú la mía. Más que eso. Y ahora vete. No quiero que sigas sufriendo.
-Que descanses mi amor.
-Soñaré contigo mi vida.
-Yo lo hago aunque tú no me lo pidas.
-Te adoro. 
Me fui."
      
      Cerré el cuaderno. Se te caía una lágrima pero no dijiste nada. Sabía en lo que pensabas. Pensabas en lo felices que hemos sido juntos, a pesar de nuestras peleas. Pesabas también en mí y en cómo me conociste. En mis besos, mis abrazos. En las noches que te abrazaba cuando tenías miedo del futuro con ganas de vivirlo conmigo.
     Al rato se te escaparon unas palabras de tu boca, corroída y seca por la vejez. No las entendí muy bien, pero te leí los labios:
- Te adoro. Gracias por darme una vida que nunca nadie podrá tener, porque eres única, inigualable. Gracias por quererme y por amarme tal y como era. Por respetarme y comprenderme. Te amo mi vida.- terminaste.
- Y yo también, amor.- respondí.
Esas fueron tu últimas palabras, te apoyaste en el cabecero de la cama y te quedaste mirando hacia la ventana. Tu respiración se cortó pero tu corazón seguía latiendo, pero cada vez con menos fuerza. Tenías los ojos abiertos, y te los cerré lentamente mientras me apoyaba sobre tu pecho suavemente, para oír tus últimos latidos. Sentía un vacío, pero a la vez una sensación de satisfacción. 
     Te cogí de la mano, y coloqué la libreta en la mesa de noche. Te miré por última vez, te besé y me acosté a tu lado, apoyada sobre tu pecho. Tu corazón ya casi no latía. Y antes de caer en el sueño de la muerte, observé por última vez la libreta, mirando cómo sobresalían las páginas mohosas y arrugadas. Mi pasado. Un pasado que fue solo NUESTRO.

domingo, octubre 23

solo quiero eso.


Y cuando salga el sol, ver que estas a mi lado, que todavia no te has ido, que siempre estarás comigo. Eso sería lo más maravilloso que me hubiera podido pasar.
Pincha aquí para ver esta foto.

Nobody says it was easy.


Nadie dijo que fuera fácil olvidar todos esos momentos que una vez te hicieron ser la persona más feliz del mundo.
Pincha aquí para ver esta foto.
Nadie lo dijo.

t'a.


¿Qué ha pasado con los sueños, con nuestros sueños? Dime ¿qué le has hecho a la vida que teníamos? En la que íbamos a vivir juntos. ¿Dónde está? Ha desaparecido y con ella te vas tú. Te llevas todo, mi vida, mi mundo, mi ser. Ya no hay nada. Te has ido. Y esta vez para siempre.
Pincha aquí para ver esta foto.

solo una cosa


me arrepentiré siempre de no haber aprovechado del todo, todos y cada uno de los momentos que pasamos. Sé que te dejé marchar, que la culpa es mia, que nada volverá a ser igual, y que lo que una vez fue nuestro nos lo han arrebatado, me lo has arrebatado. Me levanto pensando en ti, me peino con la esperanza en que te fijes en mí, me visto y escojo la mejor camiseta que tengo, el pantalón que llevé cuando nos dimos el primer beso. Me echo perfume, el perfume que una vez me dijiste que era inconfundible con el deseo de que cierres los ojos y recuerdes todos los momentos juntos, todos los momentos felices, que, una vez, me hicieron ser la persona más feliz del mundo.
Te amo.
Pincha aquí para ver esta foto.

me pasaba para decirte que

Te echo de menos. Mucho de menos.
(...)
Ha pasado casi un año desde que te marchaste, y parece que fue ayer cuando nos conocimos. Cómo olvidarte. Me alejaste de tu vida, me borraste, además, verte todos los días y pensar que no puedo abrazarte, besarte, y decirte todo lo que siento desde que te marchaste. Solo decirte una cosa más, decirte que eres mi vida, estés o no estés a mi lado, que eres todo, seas como seas, y que espero, que la vida te sonria y que siempre estés bien acompañado por gente que sepa aprobechar todas y cada una de tus miradas, sonrisas, palabras, abrazos y besos que alguna persona no supo aprobechar.
Te amo.

Te vi marchar.

Alejarte lentamente de mí, mirando atras, nervioso, confuso, indeciso, no sabias qué era lo mejor, y huiste, cobarde, te fuiste, cojiste tu orgullo y te marchaste, sin despedirte, sin decir porqué lo hiciste.

Volver a esos tiempos

Donde todo era más fácil, y nada importaba realmente. Donde todo lo que pedías te lo daban, donde eras el centro de las miradas. Ya eso quedó atrás, ya no eres oruga, ahora eres una bella mariposa.

viernes, junio 24

28.06.11

Ojala me eches de menos cuando me vaya. Ojalá me digas que no me fuera. Ojalá me dijeras que sin mi no eres nada. Ojalá me abrazaras para cambiar de idea.

miércoles, junio 22

28.03.11 / 28.06.11.


Ese será el día en el que me aleje un paso más de ti.
Parece mentira que hayan pasado meses sin tu mirada, sin tu sonrisa, sin tus caricias. Sin tus besos y sin tus abrazos. Sin esas conversaciones de noche, sin esas despedidas eternas.
Que sepas que nunca te olvidaré, intentaré aprender a vivir sin ti
Pincha aquí para ver esta foto.

Eres todísimo aunque no estés a mi lado.

Quiero despertarme y ver que estas a mi lado, quiero encender la luz y verte en mi cuarto, enredado entre mis sábanas, quiero abrir las ventanas para que corra aire entre nuestros cuerpos, quiero que me abraces y que me toques el pelo.


Quiero que me digas que me quieres, y que me beses en el cuello. No quiero que te vayas ni un solo momento. Quiero recordar cada uno de los días a tu lado, quiero imaginar una vida entera junto a ti.

miércoles, junio 8


no me atrevo a hablarte, ni si quiera a mirarte

Pincha aquí para ver esta foto.
pero desfruto de nuestro SILENCIO.

exist?

La gente dice que quiere, la gente dice que odia, la gente es una falsa, el amor no existe, aunque misteriosamente, es lo unico que me mantiene viva.

Love.

Querer, es no tener vergüenza a nada ni a nadie.

por los que tienen sueño, y no se duermen por...

Pincha aquí para ver esta foto.
...estar hablando con la persona más especial de su vida.

:)(:

Aparentar lo que no se es.

Pincha aquí para ver esta foto.

Terminantemente prohibido.


No te derrumbes por NADIE. NADIE , no enserio, no lo hagas, no llores por TIPEJOS vale? sé que es duro y dificil olvidar alguien que ha compartido momentos inolvidables contigo pero te ha demostrado que ya no vale la pena seguir esperando a que cambie, porque ELLOS no cambian, ELLOS nacen así y mueren peor.
Solo algunos son los que valen, pero son difíciles de encontrar.

No importa.


Niña: Hola(L)
Niño: Holaa(L)
Niña: te tengo que decir una cosa:$
Niño: pues dimela ya:$
Niña: teamo
Niño: y yo, pero tu tienes 14 y yo 16, y ya tengo otra chica de mi edad.
Niña: (ha sido desconectada)
Esa misma noche, el niño puso las noticias; "una niña ha aparecido muerta, con cortes en las venas, junto a un muro pintado de sangre en el que podemos leer claramente: La edad no importa.
El niño al verlo, se ahorcó, pero no sin antes escribir en el mismo muro: Ella tiene razón, la edad no importa.
Pincha aquí para ver esta foto.

Imposible pero totalmente cierto.


Pincha aquí para ver esta foto.
cómo la gente puede llegar a amar tanto 
y a olvidar tan despacio y dolorosamente.

Ya no sé que hacer.

Me duele la cabeza de tanto pensar en ti, de tus errores, de tantas veces que he sufrido por ti, de tantas veces que te deje yo ati y ahora cuando empiezan a mejorar las cosas me siento FELIZ porque realmente te tengo te vas, si así de repente me dejas y te vas... me siento sola porque realmente tendrás muchos defectos pero como es el dicho aqui en el MUNDO nadie es perfecto me dejastes sola pensando que podríamos durar toda la vida juntos y ahora a las 2 semanas me dejas.

Yes, I´m.


Pincha aquí para ver esta foto.
Soy, una chica, que ha sufrido y luchado mucho por lo que quiere que cuando ha llegado a conseguirlo la persona mas querida le ha dado la espalda.


Tú, tú y TÚ.


Me haces reír como nunca lo había hecho.
Pincha aquí para ver esta foto.
Me haces sentir cosas que nadie había experimentado
Pincha aquí para ver esta foto.
Cuando necesito estar sola para pensar, me dejas, pero no puedo, porque en mi mente estás tú, y sólo pienso en ti
Pincha aquí para ver esta foto.
Porque siempre haces que me sienta bien
Pincha aquí para ver esta foto.
Porque nunca me has dejado de sonreír
Pincha aquí para ver esta foto.
Y porque tú eres la única persona que me veía cuando era invisible.
Pincha aquí para ver esta foto.
TE QUIERO.

FUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCK*

Si te digo yo, que los celos son lo peor que hay.
Si me preguntan como definiria "los celos" diría que es un juego, sí, un simple juego, en donde los participantes compiten para que después lo pierdan todo. Un juego donde no se gana nunca nada, y si se gana algo, es la inseguridad, se pierde el respeto, y se gana la competitividad.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Siempre es siempre,
y tú mismo lo dijiste.


¿Qué pasa?
¿Te arrepientes?

Seas como seas...

Y seré libre, cuando mi imaginación
abra sus alas.
Cada uno es diferente. Y tiene pensamientos distintos a los del resto. No digo que los del "resto" sean iguales, sino que estos, actúan igual que algunos, con lo cual forman parte de una cadena que se le llama "El resto". Pero puedo asegurar que tú eres único, y no formas parte de ese grupo.

Why not?

I CAN BE YOU HERO BABY !

Y lloro, lloro cada vez que recuerdo tus palabras 
Y gracias a ti, ya nunca volveré
a ser feliz.
que me dieron falsas esperanzas, 
sueños inalcanzables.

Hola, amor.


Escribo estas líneas para que sepas que no te he olvidado por mucho que la gente lo diga. Que te sigo amando desde que nos conocimos. Que siempre has estado en mi corazón, y que no creo que sea fácil olvidarme de ti y de los momentos que hemos pasado juntos.
No puedo olvidarme de ti, de tus ojos, de tu boca, de tu voz. No sé qué he hecho para merecer tal tortura de verte y no poder abrazarte, de no poder besarte. De que no me mires y de que nos hayamos alejado.
La gente dice: -Olvídalo ya, no vale la pena, pero ojalá pudiera. Hay veces que pienso que ya te olvidé, pero eso para mi es como volar, esa sensación de estar flotando por nubes jugosas y esponjosas, es es el resultado de tus recuerdos. Una sensación contradictoria. Me gusta flotar, pero tengo vértigo. No disfruto, sólo cuando sé que estoy más cerca del suelo es cuando me libero.
Cuando hay altura, me aferro a las nubes, pero éstas se desvanecen.
Cuando estoy a dos metros sobre el suelo, las nubes aparecen.
Vienen y se van, según les convenga. En los malos momentos nunca están, pero en los buenos, llegan sin avisar.
Ya no sé qué más hacer. Supongo que seguir asomándome en las noches de rocio, esperando y recordando todos y cada uno de los días que he pasado junto a ti. Todas y cada una de las palabras que se escapaban de tu boca.
Finalmente, termino. Despidiéndome de la felicidad, y le pido que vuelvas algún día. Pero ella te acompaña, y tu la tienes secuestrada, para que no llegue a mí.
Ojalá, algún día, ésta nunca desaparezca de tu vida, para que no pases momentos malos, porque yo, no estaré junto a ti para reconfortarte.

lunes, junio 6

Aquí, junto a ti

Espera, no te vayas todavía, quiero pasar un rato más a tu lado, cogiéndote de la mano, apoyando mi cabeza en tu hombro y que tu mano me rodee el torso. Hablando de nuestro futuro, juntos. Planeando cosas e imaginando, sí, imaginando. Riendo de todo lo que nos ocurre y de lo que nos ocurrió.
Por favor, no te vayas todavía, no quiero que este día se acabe. Es el más perfecto que he vivido en toda mi vida. No desaparezcas, quiero que estemos juntos, aquí, en este banco, en la avenida del mar. No quiero que el rumor de las olas baje el volumen, no quiero que cojas tu mochila, me des un beso y me acompañes a mi casa. Esta noche no quiero dormir sola. Tengo miedo de que no me hagas caso, y te marches, te marches muy lejos, adonde mi corazón no encuentra el Norte.
Te lo pido, no quiero verte marchar, ni aunque sea intuirlo. Sólo el pensamiento de tu ida, me hace un malestar y miedo interior que no controlo, ni controlaré. Así que por favor no te alejes de mí. No me dejes atravesar sola el umbral del abismo. Quiero pasarlo junto a ti. Quiero besarte mientras entramos y tocarte y abrazarte mientras nos adentramos en lo desconocido y que mi corazón actúe por mi razón. Por primera vez, no quiero ser realista, sólo fantasiosa. Deseo con el alma estar contigo hasta el final de mis días. Quiero una vida contigo, llena de locuras, risas, llantos, enfados, peleas, abrazos, besos, caricias, pero sobre todo llena de amor.
[...]
Espera, no me sueltes la mano aún. Vamos a estar juntos para siempre.

Y sólo gracias a ti.

Vivo observándote, vivo amándote, 
vivo siguiendo tus pasos, 
vivo con tan solo el rumor de tus palabras, 
con el olor de tu fragancia, con el simple hecho de saber que estas vivo, 
yo, vivo.

Y anoche...

Soñé contigo, para variar.

domingo, junio 5

Sólo esperaré.

Hoy estoy aburrida. Con el pc encendido. No hay nadie conectado. Son las 00:12, todos están en la verbena, o en sus casas, haciendo cosas con sentido y no esperando a que tú te conectes, para que despues quiera hablarte pero no pueda como si mi verguenza fuera mayor que mis ganas.
Ya no quiero esperar más. No puedo. Mi sueño es demasiado grande. Quiero hablarte por última vez. Quiero sentir que te interesas por lo que te voy a decir, quiero que me preguntes como estoy para yo reponderte muy bien y luego que esperes que te pregunte como estas tu, y que me respondas que estas mal por no haberme aprovechado como deberias de haberlo hecho.
Vivo una pesadilla, cada vez que me conecto y veo que estas y que no me hablarás aunque estuvieses toda la noche conectado y yo fuera la única en tu lista de personas conectadas, y la sufro tambien cuando me conecto y veo que no estas. La gente dice que pase de ti, y me lo dicen las personas que verdaderamente les importo, pero yo por mucho que lo intento, no consigo apartarme de ese sentimiento. Supongo que tendré que seguir esperando toda una eternidad si hace falta para que me vuelvas a mirar, o simplemente a hablar, a decirme un hola o adios a la salida del insti.
Solo espero eso.

Tenemos.

Dos manos para agarrar,
dos piernas para pasear.
Dos ojos para ver,
dos orejas para escuchar.
Pero ¿por qué sólo un corazón?
Porque el otro fue entregado a otra persona.

martes, mayo 31

Remember.

Esclava de mis palabras
dueña de mi silencio.
Amante de tu mirada
perdida en el infierno.
En el infierno de tus palabras
En el infierno de tus besos
En el infierno del que un dia me dejaste
En el que todavía no has vuelto.
Por decidir que te quería
Estoy aquí encerrada.
Por pensar que me querías
Bajo llave.
Mi corazón.
Sigo aquí amargada.
Y pensar que una vez me dijiste que me amabas
Y pensar que en un pasado compartíamos el futuro
Y pensar la de veces que escribía para ti
Y pensar la de veces que me pasaba pensando en ti.
[...]
Pero la vida me ha enseñado
a aprender de mis errores.
Del error que cometí haciéndome ilusiones.
Demostrándote todo lo que sentía
todo por lo que vivía
todo, todo, todo
todo por lo que moría.
Recuerda, y nunca olvides la lección:
No digas todo lo que sientes
ya que se puede provocar una inversión.
Esclavo de tus palabras
dueño de tu corazón.

sábado, mayo 21

Uno mas uno no siempre sumas dos.

Tocan la puerta.
¿Serás tú?- me pregunto.
Bajo a toda prisa hacia la puerta
Digo la típica frase de ¿quién es? pero nadie responde. Sin dudarlo la abro, pero no veo a nadie. Pienso en los chiquillos que se ponen a tocar los timbres para depués salir corriendo y me rio, pero por dentro lloro. Me hice malas ilusiones, falsas esperanzas. En el momento en el que iba a  abrir la puerta solamente pensaba en ti. Pensaba que ibas a estar detrás del umbral esperando a que abriese con un gran ramo de flores, o una carta, o simplemente con un abrazo. Pero no. No había nadie. 
Cerré la puerta y subí las escaleras hacia mi cuarto, para asomarme a la ventana recordando los momentos más felices de mi vida. Y de casualidad, en todos aparecías tú. Entonces decidí dejar de pensar en esos momentos y me concentré en cerrar los ojos para que las mareas de los sueños me llevaran a la costa de una isla desierta. 
[...]
Volvieron a tocar la puerta. Esta vez pensé más en los chiquillos que en ti. Bajé de nuevo por las escaleras, con cara de sueño y el pelo enredado. Con una camiseta que una vez te dejaste, de color azul oscuro. Cogí el picaporte para girarlo y abrí la puerta lentamente. Creí por un momento que me había muerto, ya que un ángel, vestido de vaqueros y playeras, se había interpuesto en frente de el portal. Me dedicó un "hola, ¿que tal?" y yo me quedé en blanco, no sabía que decirle a tal aparición. La final acerté a decir: 
-¿Qué haces aquí?
-Venía a verte. -Me dijo
-Pues vienes en el momento más inoportuno.
-Ya, pero es cuando quería verte. Queria ver como eras recién levantada, y veo que eres igualemente preciosa.
-Eres un poco pelota ¿no?- le dije riéndome tímidamente.
-No lo soy. -Me dijo con un tono sincero.
-Sé que no lo eres. Pero no tienes razón. -Dije.
-Eres una persona muy humilde.
-Bueno, ¿quieres pasar?- Le invité
-Emm, vale. -Dijo en ligero tono de timidez.
-Entra, mi casa es tu casa.

Subimos los dos hacia la cocina para tomar algo y ahí entablamos una ligera conversación, que cuando terminó nos dirigimos hacia la terraza.
Miré el reloj.
-¡Dios! Ya son las nueve y media pasadas.
-Se me ha ido volando.
-Y a mí.
-Supongo que si me quedo contigo para siempre, una vida se me hará poco.
-Vivirías la mia.
-No. La viviremos juntos.
-¿Estás planeando vivir conmigo? o, ¿Me estás proponiendo que vivamos juntos?
-Las tres cosas.
-¿Tres?
-Sí.
-¿Cuál es la tercera opción?
-Compartir nuestras vidas para que tengamos tiempo suficiente para vivirla los dos. 
-¿A qué te refieres con eso?
-Pues, a casarnos, vivir, trabajar, soñar, viajar, y sobre todo amarnos hasta el fin de nuestros días. Eso es lo que quiero hacer el resto de mi vida. ¿Y tú?
Empezé a llorar.
-¿Por qué lloras? -Me preguntaste muy preocupado.
-Porque hace un momento estaba dormida, pensando en ti, tocaste en mi puerta, y te invité a entrar. Tomamos algo, y hablamos, y de repente me dices todo lo que he soñado que me decías. Y no sé si me voy a despertar y todo esto se va a acabar, no quiero que se acabe, quiero seguir contigo, aquí, hablando, abrazandonos, besándonos, y diciendo todo lo que sentimos. No quiero que este momento se acabe, porque no quiero que esto sea un sueño. No quiero que desaparezcas por el simple hecho de abrir los ojos. Te quiero.
Lloraste, me abrazaste y me dijiste al oído unas palabras que nunca olvidaré.
-Te amo, y que sepas que sueño contigo todas las noches, me asomo a la ventana para recordarte. Miro a la luna todas las noches para decirle que tú eres más hermosa que todas sus estrellas unidas. Que eres mi vida, y que gracias a tu recuerdo sigo existiendo.
De repente, nos besámos, y fue como si nos fusionásemos en un mismo ser. Eramos la suma de 1+1 pero el resultado era distino. Éramos, somos y siempre seremos uno.
Con esto he aprendido que uno más uno no siempre son dos.

jueves, mayo 19

Nunca hay un siempre.

Ya se acabó.
Y ahora sé que te arrepientes, ya no me tienes, ya no tienes nada a qué amar.
Te daría miles de oportunidades porque te amo, pero también sé que no vas a
arreglar las cosas que una vez rompiste, me dejaste con los trozos y te llevaste
el pegamento.
Pues ahora me faltas tú, pero intentaré olvidarte, usaré todos los medios
posibles que no te quepa duda.
Eso lo tengo muy claro.

Atentamente, nunca tuya.
El libro de mi vida se va cerrando lentamente mientras tu quemas páginas en las hogueras del olvido. Ya todo ha terminado. Todo por lo que valía la pena luchar ya no es nada, solo simple ceniza de recuerdos, de sueños olvidados, de amores que quedan dormidos para siempre y no despertarán jamás.
Desgraciadamente para mí, yo no te he olvidado, pero tu de mí lo hiciste hace tiempo. No sentías nada y aún así me seguiste hiriendo con un amor falso, lleno de mentiras y engaños, lleno de melancolía y tristeza. 
Ya no me queda nada.
El simple recuerdo de tu mirada me hunde en mi propia miseria, la que un día creí que nuestro amor sería para siempre. Me equivocaba. Me engañabas. Me utilizabas. Era frágil e inocente. Y me engatusabas con cualquier cosa, un beso, una carta, un poema. Cualquier bobería bastaba para hacerme caer en la tentación de tus palabras. 
Sinceramente, me lo esperaba, pero pensaba que tardaría en llegar el momento en el que la paz en mi vida acabaría, en el que los momentos perfectos se quedaban atrás. 
Me siento mal, por pensar que soy una ilusa, nunca me sentiré bien ya que el sufrimiento es duro y la herida es muy profunda, no basta con unos puntos, ni con cirugía, ni con otra operación que se le parezca. Simplemente basta con que tú vuelvas a ser el mismo, la misma persona de la que me enamoré. Que atrases el tiempo y cambies todo lo que hiciste mal. Yo te perdonaré como siempre lo he hecho. Porque me conoces y te conozco, sé como eres, y sé como tratas a las personas que amas. Y si el caso es que no me amas, no dejes que te dé mas oportunidades, porque me harás sufrir a mi.